Viernes, 04 de marzo de 2011

No s?lo supone descanso y recuperaci?n f?sica, si no que adem?s es un gran placer. Denostada y caricaturizada, hasta no hace mucho, ahora es alabada y estimada por sus grandes beneficios. Claro, que tuvieron que venir de fuera para cont?rnoslo y decirnos lo que ya sab?amos.

?Incluso varias de las grandes multinacionales japonesas, promocionan y fomentan entre sus empleados la virtud de la siesta con el gran objetivo de incrementar su rendimiento y con ello darle m?s valor a la empresa. Cada vez son m?s los cient?ficos, estudiosos y deportistas que tratan de explicarnos sus bondades, como una de las acciones f?sicas m?s reparadoras y regenerativas, que permite incrementar notablemente el rendimiento final.

El origen de la siesta se pierde en la memoria de los tiempos y ya en los primeros escritos sobre los juegos que se disputaban en las diferentes polis griegas (incluida la de Olimpia), los cronistas la citan como terapia de recuperaci?n. Y es que en los largos y calurosos d?as de verano es el mejor desfatigante muscular que existe, y, sin lugar a dudas, el m?s natural y relajante. Los corredores de fondo somos sus m?s fervientes seguidores y practicantes.

Fue hace 20 a?os, en Madrid, al cambiar de entrenador, cuando descubr? la gran diferencia entre entrenar duro con y sin siesta. Antonio Serrano me lo dijo muy claro: ?La siesta debe ser larga, con pijama y en la cama?. Al principio me cost? adaptarme un poco, pero enseguida comprob? sus grandes ventajas. Me permit?a entrenar m?s fuerte, con mejores sensaciones y con menos dolores musculares, a la vez que me recuperaba antes y mejor de los entrenamientos previos. Ello se plasm? r?pidamente en los resultados en competici?n, que mejoraron espectacularmente, hasta llegar al m?s alto nivel en pocos a?os.

Pero con el final de mi etapa en la alta competici?n y con la incorporaci?n al mercado laboral, de nuevo volv? a la cruda realidad y tuve que prescindir de la siesta como m?nimo cinco d?as a la semana. Y eso s? que supuso un frenazo en el estado de forma: mi rendimiento baj? bruscamente, as? como mi capacidad para entrenar fuerte. Ahora, cuando quiero entrenar algo m?s r?pido, casi de inmediato me empiezan a salir dolorcillos; y, si insisto, noto un agotamiento muscular prematuro que en algunas ocasiones se convierte en lesi?n. Eso s?, en vacaciones me desquito siempre que puedo.

Para los corredores, la siesta es uno de nuestros mejores aliados, pero tambi?n un lujo. Ya que por desgracia pocos son los afortunados que pueden disfrutarla. El que pueda no deber?a prescindir de la misma si quiere ver medrar su rendimiento, tanto entrenando como compitiendo. De lo contrario no tendr?a ?perd?n de Dios?. No se debe ir contra natura y si el cuerpo se ?agalbana? despu?s de comer y pide un descanso o una cabezada no lo evit?is, pues luego os lo agradecer? con creces. Y ya el m?ximo de los placeres es echar una buena siesta en compa??a deseada. Probad y decidme si no corr?is luego m?s r?pido y ligero.

Fuente: Runners.es


Tags: Los secretos del descanso, correr, running

Publicado por elpaleta @ 20:30  | Entrenamiento
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios